Archivo de la etiqueta: Manel Fontdevila

Genealogía del mal gobierno

Manel Fontdevila, El Jueves Nro. 932 (Junio de 2014)

Manel Fontdevila, El Jueves Nro. 1932 (Junio de 2014)

Una vez más, los decadentes Borbones – toda dinastía monárquica está condenada a la decadencia – se las han arreglado para joder un poco más a la España que gobiernan desde hace unos tres siglos, con los breves intermezzos napoleónico y franquista. La revista El Jueves ya se había visto envuelta en un asunto parecido cuando en 2007 fue obligada a retirar la portada que mostraba a Doña Leticia y al príncipe Felipe en acto non-sancto. Lo que en aquel momento más bien unió posiciones hacia el interior de la revista, esta vez ha logrado todo lo contrario: los mejores asistentes, entre ellos el autor de la tapa Manel Fontdevila, han renunciado a seguir trabajando para la publicación. Que un tipo como Fontdevila, clave en un momento como el que está pasando España, deje un espacio tan importante es un muy, muy mal signo de cómo viene la mano. Lo triste es que esta vez no hubo orden judicial, sino que fue directamente un cambio sin demasiado aviso previo y con argumento dudoso que dio la pauta que El Jueves volvía a estar presionado por la RBA, el grupo que la edita (en Entrecomics se puede leer de manera detallada la sucesión de hechos que llevaron al resultado final).

Como dije, todo un síntoma de los tiempos. La corona parece estar en jaque por una situación social que no da más, donde la abdicación viene a señalar justamente esa debilidad: la imposibilidad de sostener los privilegios cuando el hartazgo generalizado va acumulándose. De todas formas, es muy probable que los Borbones se las arreglen para permanercer en la cima, más allá de los reclamos independentistas y más o menos republicanos. Argentina algo sabe de los problemas de la caricatura y los poderes del Estado – desde el caso de Cascabel durante el peronismo, hasta Tía Vicenta siendo clausurada por el Gral. Onganía; Satiricón ganándole la pulseada al gobierno de Isabel Martínez sólo para ser definitivamente cerrada por la Junta Militar; o el caso de Humor siempre en la cuerda floja- .

Me remito al origen de la caricatura en el Río de la Plata – atribuida a Francisco de Paula Castañeda -, aquella que comenzó con un burro gritando Viva el rey, un regalo para lo que podría ser una perfecta portada de El Jueves, y para los que se ilusionan con los fastos monárquicos ilustrados en las revistas de la farándula. Detrás de toda fortuna, hay un crimen. La monarquía es, a esta altura, una acción criminal. Que viva la república, y dejemos el rey para los burros.

Francisco de Paula Castañeda (ca. 1810)

Francisco de Paula Castañeda (ca. 1810)

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Viva el Rey

Manel Fontdevila, ¿Monarquía o República? (La Muerte de la Monarquía, Especial de la revista El Jueves, julio de 2012). Ediciones El Jueves.
  • En su ensayo Los Principios de la Caricatura (1938), Gombrich se preguntaba acerca del porqué de la tardía aparición de la caricatura – finales del siglo XVI -. La respuesta con la que dio es sumamente interesante: se necesitó tiempo para perderle el miedo a la dimensión mágica de la imagen. Dibujar algo implica controlarlo, transformarlo. Los salvajes que se negaban a sacarse fotos sabían de lo que hablaban. Algo de uno siempre es capturado y congelado en formas que pueden resultar extrañas a nuestra propia mirada.
  • La sátira política se construye sobre esa dimensión mágica irreductible de la imagen. Trillo y Saccomanno fijan el inicio de la historieta argentina/rioplatense en un acto subversivo: la caricatura del burro que grita “¡Viva el Rey!”. Desde la condena a Daumier por su caricaturización de Luis Napoleón a la denuncia de la Presidenta Fernández por el dibujo de Sabat, la relación entre el poder político y la sátira siempre ha sido complicada. Y es que el cuerpo presidencial – o imperial o real – es en buena parte lo que constituye ese poder, y la sátira lo distorsiona hasta hacer su caricatura efectivamente real: Yrigoyen es un peludo, Illia una tortuga, etc.
  • Fontdevila es de los mejores a la hora de pintar descarnadamente las miserias de la realidad española. La revista donde publica, El Jueves, fue censurada hace algunos años por su tapa con los príncipes. En tres páginas Fontdevila hace del burro y el rey la misma cosa. No hay piedad con el monarca, mucho menos con el lector. Señala un compromiso: “Esto es lo que Ud. se aguanta todos los días”, una forma de decir “¿pretende seguir haciéndolo?”. Quién sabe, aquel burro que anunciaba la independencia tal vez haya vuelto multiplicado por los asnos que alaban la economía, la monarquía, la seguridad, la policía.
Etiquetado , , , ,
Anuncios