Archivo de la etiqueta: De la Mitología Moderna

Tuiteame ésta

 

El amor es como el pájaro del twitter*, nos deja sin aliento (hasta ponernos azules y somos novatos en él)1 por solo 48 horas

Al inicio nos damos “registrar”, luego nos damos “seguir”

pero somos hackeados y terminamos solos (se acaba el amor/fuera del mundo virtual no tenemos amigos)

¡Ten cuidado! Y cuidense esos que le dan “like” a las sonrisas plásticas, esas son siempre golpes toscos de hipocresía (directos como los #hashtags) 2

¡Y es así como amamos

Así consumimos
Y es así sembramos 3 [la idea del consumismo]
Así ordenamos [a que sean consumistas]

Estrofa 2
El amor es hijo del consumismo
Él querrá siempre, siempre más opciones
Usted quisiera, quisiera esos sentimientos de calidad dudosa que pueden ser robados y se venden de contrabando 4
La oferta y la demanda son las únicas leyes

¡Ten cuidado!
—Pero yo ya conozco los peligros, yo he conservado mi recibo (yo le atraigo a esa persona) 5 y si hace falta yo voy y hago que me lo cambien (como si el amor se tratara de un producto)

¡Ten cuidado!
—Y si hace falta yo me vengo, a ese pájaro del mal (el amor/ el twitter) yo lo meto en una jaula y hago que cante para mí (chantajeo al amor/ twitter)

Coda
Un día tú compras, un día tu amas
Un día tu desechas, pero un día pagas
Un día tu verás, nos amaremos unos a otros, pero antes de eso todos moriremos como ratas.

Anotaciones:

*El inicio de la canción el amor es como el pájaro del twitter, hace referencia lo que el compositor Bizet dice en Carmen, el amor es como un pájaro rebelde.

1 .-Etrê bleu es un triple juego de palabras
a) estar enamorado
b) estar azul (como el color que identifica al twitter)
c) ser novato en algo (être un bleu), ya que el color azul guarda relación con la inexperiencia

2.-Coups d’hashtag suena como coups de hache (golpe tosco) al que se le agrega -tag para que suene como la palabra hashtag, esas frases claves que se utilizan para generar tendencia sobre algún tema en twitter.

3.- Comme ça qu’on s’aime es y así amamos, pero también suena a comme ça qu’on sème que significa sembrar. Por su parte comme ça consomme es así consumimos, pero también comme ça comsome significa ordenar a alguien a que haga algo.

4.- Tombés du camion, se le dice a los objetos que se caen de los camiones transportadores y cuya calidad es dudosa; también pueden ser objetos robados de almacenes u obtenidos de requisas policiales.

5.- J’ai gardé mon ticket es yo guardé mi ticket (por el contexto de la canción se refiere a un ticket de un producto y no tanto a un recibo de tren). Tambien j’ai un ticket avec significa atraerle a alguien.

6.-Faire chanter quelqu’un significa hacer que alguien page por el silencio que guardamos (chantajear).

La animación estuvo a cargo de  Sylvain Chomet, animador de Les triplettes de Belleville.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Los Simpsons lo hicieron

Así es: The Simpsons already did it

 

Etiquetado , , ,

Las vidas (y las muertes) lloradas

Geroge Lamontagne III, diseño de la perspectiva de un drone para proyecto de simulador militar de disparo en primera persona (2011).

George Lamontagne III, diseño de la perspectiva de un drone para proyecto de simulador militar de disparo en primera persona (2011).

¿Podría ponernos algunos ejemplos que demuestren el modo en que un gobierno convence a la población para que desee la muerte del enemigo?

La justificación por la que merece la pena matar sólo puede ser entendida en el contexto particular de una nación concreta. Por ejemplo, cuando los periodistas estadounidenses empezaron a decir que el Islam era una sociedad ‘pre-moderna’ y que su población aún no había alcanzado la modernidad, en verdad estaban diciendo que esas sociedades no se ajustaban a las ideas de persona-humana que nosotros habíamos alcanzado gracias a la modernidad. Por tanto, esas poblaciones aún no habían logrado la condición de ‘ser humano’ que nosotros sí tenemos. En otras palabras, la destrucción de esas sociedades no era otra cosa que la destrucción de pre-humanos. Del mismo modo, si la sociedad es intrínsecamente militar y si entendemos que los cuerpos de sus integrantes son simplemente máquinas militares, al aniquilarlos no estaremos matando a seres humanos, sino destruyendo unos objetos que tienen el mismo valor que los tanques y los cañones.

La entrevista a Judith Butler, acá.

Etiquetado , ,

Propagandas eran las de antes

Colliers Magazine, 13 de Febrero de 1943.

Colliers Magazine, 13 de Febrero de 1943.

UN GRAN HONOR PARA SU HIJA

Los nazis nos ven como una nación degenerada. Pero tienen un gran respeto por nuestros logros. Y, si ganan, podrían decidir que tenemos algo en nuestra sangre que pueden usar en la construcción de su raza superior.
Ya que ellos, estos Nazis, son grandes creyentes en la eugenesia. Tienen gran preferencia por la crianza selectiva.
A usted lo podrán hacer a un lado, para hacer alguna tarea ignominiosa, como lavar las veredas o barrer las calles. Pero a su hija…bueno, si ella es joven y sana y fuerte, un Gaileiter [N. del T.: gobernador provincial del Reich] con un ojo para la belleza podría decidir que ella es un espécimen perfecto para uno de sus campos experimentales.
Un gran honor para su hija…
¿Parece esta una historia salida del campo de lo fantástico? No lo es. Está sucediendo ahora mismo a través de toda Europa. El último experimento de los Nazis victoriosos ha consistido en embarcar chicas austríacas y húngaras hacia los países del norte. El resultado de estas uniones…no bendecidas, por supuesto, por el matrimonio…no serán conocidas por algún tiempo. Pero los Nazis, hay que admitirlo, no están por encima de las innovaciones.
Dentro de dos, tres, cuatro, cinco años ellos podrían embarcar chicas americanas hacia algún lejano rincón de la Tierra…podrían seleccionar a su hija…si usted se relaja, si usted fracasa en hacer su parte ahora. Si usted dice, “No puede pasar acá. No podemos perder”.
No, no podemos perder. No nos lo podemos permitir. No debemos. De otra manera todo los terrores, toda la degradación, toda la miseria y el sufrimiento que han sido arrojadas sobre Europa serán arrojadas sobre nosotros. Nosotros, de todas las personas, no podremos escapar. Seremos los elegidos…seremos los selectos…en el orden Nazi de las cosas.
Nosotros que recién habíamos empezado a ganar. Nosotros que nos arriesgamos a dormirnos en los laureles, considerando nuestro trabajo hecho.
Este no es tiempo para relajarse. Este es tiempo…el tiempo oportuno…de hacer todo lo posible para terminar con estar guerra pronto.
Nosotros debemos estar a la altura de la tarea.

AMERICAN LOCOMOTIVE – 30 Church Street, N. Y. – Fabricantes de tanques – Transportes de armas – Artillería del Ejército y la Marina – Locomotoras a vapor y a diésel.

Fuente: Retronaut

Etiquetado , , ,

Un mundo de mierda (pero todavía vivo)

Mickey

 

“La máscara de gas de Mickey Mouse fue creada en enero de 1942 por T.W. Smith, Jr., el dueño de la Rubber Company Sun, y su diseñador, Dietrich Rempel, con la aprobación de Walt Disney. Este diseño de la máscara de gas de Mickey Mouse para niños se presentó al general de división William N. Porter, Jefe del Servicio de Guerra Química. La máscara fue diseñada para que los niños la llevaran y la usaran como parte de un juego. Después de la aprobación de los S.G.Q., Sun Rubber Products Company produjo aproximadamente 1.000 máscaras. Nunca fueron utilizadas y después de la guerra se distribuyeron a los oficiales mayores como recuerdos”.
Mayor Robert Walk, Ejército de los Estados Unidos.
“El castigo y la gratificación sostienen este mundo. Detrás del azucarado Disney, el látigo”.
Ariel Dorfman y Armand Mattelart, Para leer al Pato Donald. Comunicación de masa y colonialismo (1971).

El Club de Mickey Mouse comenzó en el año 1930, en California. Para 1932, dos años después, ya contaba con un millón de miembros. De los años de la Gran Depresión y el New Deal de F. D. Roosevelt, saltamos diez años con el mismo F.D.R. como presidente, y con los Estados Unidos post-Pearl Harbour, para encontrarnos con las máscaras de gas. De alguna manera, la 1ra. Guerra Mundial había postulado el modelo concreto y real de una sociedad post-apocalíptica – las series de fotografías de ese mundo enmascarado me fascinan y me perturban -, donde la técnica hacía a la adaptación de una verdad terrible: cómo seguir habitando un mundo después de que éste se ha terminado.

1139

La lógica capitalista resuelve el dilema presentando un modelo sumamente efectivo: la producción que resguarda y mantiene un grado de productividad suficiente para garantizar la reproducción de la vida, del sistema. Esos niños en el cine bien podrían seguir entreteniéndose con sus máscaras puestas – ¡todo es un juego! ¡La muerte también! -; o la increíble moda fallout – término que hace referencia a la caída del residuo radioactivo después de las detonaciones nucleares -. Es decir: la sociedad capitalista permite imaginar el fin del mundo pero no el fin del capitalismo, según el teorema de Slavoj Žižek. Y esto implica la continuación de la vida capitalista como única instancia de supervivencia, de existencia, de sistema autosustentable más allá de aquello que le dio su impulso vital: los recursos naturales. Los cuerpos, aunque maltrechos, mutados, se fusionan a la técnica de manera que su automatismo se convierte en la garantía del existir. Es la versión más perversa del conatus de Spinoza, esa fuerza primordial que hace a todo lo vivo aferrarse a la existencia. Tal vez ahí está la clave, en la colonización del impulso vital más básico mediante los refinados mecanismos del Mercado y su recurso cultural más exitoso: el entretenimiento. Como en aquella escena final de Full Metal Jacket, donde los soldados norteamericanos caminan zombificados después de la masacre, cantando la canción del Club de Mickey Mouse entre las ruinas vietnamitas.

2103

Ahora bien, como todo lo humano, el entretenimiento es ambivalente. Puede ser el dispositivo de control que señalan Dorfman y Mattelart – y que antes señaló Theodore W. Adorno -, o aquello que veía Walter Benjamin: la posibilidad de liberación mediante una nueva comunión colectiva (sin dejar de percibir su desvío fascista). En síntesis: el entretenimiento nos cuenta un mundo, y por lo tanto la posibilidad de infinitas formas de vida. El Capital intenta contener esa multiplicidad encauzándola por el mismo dique, de manera que todo desemboque en un único pozo. No hay otra posibilidad que la del mundo real. Y el Mundo es el Capitalismo, la extorsión de lo real, las miserias del poder y su representación política.

Mickey_Mouse_Club_Mouseketeers_1957

Disney es el éter de esa ecuación con la que Antonio Negri y Michael Hardt resumían el eje trifásico del imperialismo norteamericano: el dólar, la bomba y el éter; New York, Washington D.C., Hollywood. Una corporación con graves problemas económicos y gerenciales en los ’90 ha pasado a reforzarse, como la hidra que no para de crecer cada vez que le cercenan un miembro. Pixar, Marvel Comics y Star Wars son las últimas adquisiciones. Y no es poco: se compran la técnica y la mitología. Cierto, esa revitalización es la del vampiro que más tarde o más temprano necesita consumir hasta desecar para llenar el vacío. ¿Pero qué nos dice eso de este mundo, de este momento del mundo?

Peter Greenaway definía a Hollywood como los últimos coletazos de un dinosaurio que está muerto y pudriéndose. Probablemente tuviera razón, pero de ahí a que la muerte sea inmediata, es otra cosa. Sospecho que se desea el fin del mundo para poder, finalmente, delegarlo todo a la pantalla, al reflejo espectacular donde ver pasar la vida sin vivirla. Desear el fin del Mundo no está mal – no se perdería gran cosa, creo yo -. En todo caso, tendríamos la oportunidad de poder contarlo otra vez, mil veces, de manera mejor, al menos distinta. Bueyes pintados en las cavernas contra ratones de plástico. Esa es la cuestión… ¿esa es la cuestión?

 

Etiquetado , ,
Anuncios