Méfiez-vous

En los 60’s y 70’s surgieron una serie de publicaciones cuya fundación estuvo relacionada con una relectura de esos objetos de la cultura popular que habían formado de chicos a esos que ahora eran intelectuales más o menos marxistas, pero casi siempre de izquierda. Particularmente en Italia con la Alter Linus (y posteriormente con la AlterLinus o Alter Alter) editado por Milano Libri, a partir de 1965, con editores a cargo como Giovanni Gandini y especialmente Oreste del Buono, e intelectuales como Umberto Eco en el comité editorial.

La otra revista acaso aún más radical, fue la Hara-Kiri de Éditions du Square, que compartiría redacción con la gente de Charlie Mensuel y Charlie Hebdo, las publicaciones mensuales y semanales de esos periódicos satíricos/experimentales/alternativos de la Francia de De Gaulle. Tanto Linus como Charlie hacen referencia a los personajes de la tirar norteamericana Peanuts de Charles Schulz, tira reivindicada por los intelectuales beatniks y de la izquierda europea, como Eco o incluso para el caso local, por Oscar Masotta.

Linus_01

Se trataba de una reinterpretación que había comenzado con Cahiers du Cinéma –la posibilidad de entrever fisuras en la cultura de masas, sobre la que pesaban las condenas de Theodor Adorno y Max Horkheimer -, y que seguía con las historietas, particularmente con las norteamericanas como Dick Tracy – que llevaría a un contrapunto entre Masotta y Eco, que nunca terminó de romper con la lógica de Adorno/Horkheimer -, Flash Gordon, Prince Valiant, etc. El caso de Charlie es doblemente significativo: al morir Charles de Gaulle en 1970, en su casa de Colombey-les-Deux-Églises, Hara-Kiri – en el reconocible estilo que hoy tiene Barcelona – titulaba: “Fiesta trágica en Colombey: 1 muerto”. El título jugaba con una tragedia reciente donde 146 personas habían perdido la vida en el incendio de un discoteca (el Club Cinq-Sept en Saint-Laurent-du-Pont), minimizando la muerte del patriarca de la Francia de postguerra. Al ser censurada la publicación, su continuación fue Charlie: doble referencia a Peanuts y a de Gaulle, el Carlitos.

hara-kiri

José Muñoz y Carlos Sampayo publicaron Alack Sinner primero en Alter Linus y luego en la Charlie Mensuel – además de Sophie Comics y otras historias cortas -. Muñoz recuerda el ambiente de esa redacción de Éditions du Square, donde Copi – quien publicaba a su vez La Mujer Sentada en Hara-Kiri – pasaba como flotando en una nube, donde estaban personajes como el cómico Coluche, Jacques Tardi, Roland Topor, el mismo Cabu. Sus ecos llegarían a otras publicaciones como Métal Hurlant, Cimoc, la Rambla del destape español y la Raw norteamericana dirigida por el matrimonio Françoise Mouly/Arte Spiegelman a partir de 1980. Y por qué no, de alguna manera, también la Fierro en 1984.

6

Esta larga introducción no quiere decir otra cosa que esto: lo que sucedió es indudablemente una tragedia, pero ante esa tragedia no puedo evitar sentirme ajeno al oportunismo sensacionalista del “Je suis Charlie”. Tampoco puedo evitar pensar en el millón y medio de muertos en Irak desde que comenzó la intervención norteamericana + aliados, o cualquiera de las situaciones que implican cientos, miles de muertos en África, Medio Oriente y el sudeste asiático. Muertos en atentados terribles que no mueven más que una breve columna en los diarios de occidente. ¿Pero alcanza esa comparación para desarmar los argumentos que nos venden como el deber ser de hoy? Ciertamente no.

Creo que lo que sucedió fue en buena parte la imposibilidad de cierta intelectualidad francesa y europea de leer la situación actual, o por intentar leerla con las mismas viejas (y cómodas) coordenadas que estaban acostumbradas a enfrentar la censura estatal y la condena moral de las instituciones occidentales, cuando se están confrontando con un adversario que busca lisa y llanamente el exterminio del otro. También hubo un error de cálculo y de imprudencia: Charlie Hebdo estaba en serios problemas económicos, y me pregunto hasta qué punto la insistencia con los dibujos de Mahoma y la sátira del fundamentalismo islámico tuvo que ver con cierto oportunismo en medio de un clima de creciente xenofobia dirigida en particular contra los musulmanes.

La cosa es aún peor: Charlie Hebdo tenía a su verdadero contrincante en el Frente Nacional de Marie Le Pen, la hija de un colaboracionista nazi que se apuró a reclamar la pena de muerte para los terroristas – no hace falta: la pena de muerte existe de facto, porque la policía y el Estado lo desean así, porque los terroristas sueñan con el martirio -. Ahora el FN estará más fuerte que nunca, habrá que ver cómo la redacción de CH contrarresta la situación – o no -, dado que, en otro giro paradojal, la revista cuenta hoy con más apoyo que nunca y, entre donaciones oficiales, privadas y voluntarias, ya ha recibido casi un millón de euros. La destrucción de Charlie Hebdo ha salvado a Charlie Hebdo, como ha servido para reforzar a su enemigo.

Cuando se junten las figuras políticas de los jefes de Estado como Hollande, Rajoy, Merkel, Juncker, Cameron, Renzi, para recordar a las víctimas: ¿les recordarán las ventas de armas que salvan las cuentas fiscales de esos países? ¿Les recordarán que sus asesinos reciben las armas, la logística, el entrenamiento de esas mismas potencias que compiten entre sí por sus mercados regionales en África y Medio Oriente? ¿Les recordarán que los asesinos eran ciudadanos franceses y no oscuros inmigrantes venidos de un más allá de la civilización? ¿Les recordarán que el fundamentalismo islámico es un proceso que comenzó en la segunda mitad del siglo XX, azuzado por las divisiones poscoloniales? ¿Nos seguirá haciendo reír Charlie Hebdo, o caerá en el patetismo, sepultando para siempre la tradición subversiva de la que hasta hace unos días hacía gala?

  90438006_oI6HTg

Etiquetado , , ,

2 pensamientos en “Méfiez-vous

  1. joandemena dice:

    Hola, Pablo. Tengo un enorme disenso con tu argumentación, que ya discutiremos. Pero me interesaba hacerte notar como la retórica exhibe los problemas de contenido. Venía leyendo interesadísimo, cuando irrumpe el millon y medio de muertos en Irak. Es tan violento el cambio de tema, que me quedé un rato creyendo que faltaba algo: un párrafo, un conector. La pregunta que me surgió, primero desde la textura más superficial del texto fue “¿qué tiene que ver?”. La misma pregunta terminó filtrándose al corazón de tu argumento. Un abrazo.
    Federico

    Me gusta

    • Pablo Turnes dice:

      Hola Joandenma, a lo que apunto es a que la muerte de 12 franceses (u occidentales, por extensión), provoca una movilización que no provocan los atentados que suceden todos meses en otros países (y muchas veces también contra diarios o periódicos que tiene su derecho a la libre expresión), donde la intervención occidental se da a través de las armas aportadas para dichas acciones, o que al menos lo posibilitan. Si prestás atención a la linea final del párrafo, afirmo que aún cuando eso es cierto, la comparación no alcanza para desactivar el argumento que lo de París ha sido una tragedia, y, sobre todo, un crimen. Por lo tanto, hace falta comenzar a reflexionar mejor y más críticamente sobre estas cosas antes que caer en el maniqueísmo entre terrorismo islámico insalvable/acciones criminales de las potencias. Saludos y muchas gracias por comentar.

      Me gusta

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: