Cadáver Exquisito

Fierro Nro. 90 (abril de 2014). Portada de Salvador Sanz.

Fierro Nro. 90 (abril de 2014). Portada de Salvador Sanz.

¿Para qué sirve la crítica de historietas?*

“[…] no se puede juzgar a la historieta, ni valorizar historietas, desde el punto de vista de un esteticismo tranquilo.”

Oscar Masotta, La Historieta en el Mundo Moderno.

El problema de raíz está en usar la palabra crítica como sinónimo de mala leche, lo cual antes que nada revela lo conservador del medio de la historieta, que percibe casi cualquier perspectiva considerada exterior como sospechosa;  cualquier comentario desde adentro como una ruptura de códigos – en general, entre hombres- y de ahí su eficacia: si entre ellos se pelean…Pero lo cierto es que la crítica no está ahí ni para indicarles a los autores cómo hacer, ni a los lectores cómo leer. Incluso si lo hiciera, sería inefectivo; la crítica está para proponer formas de ver. Y en la historieta, ver y leer son la misma cosa. Diría también: posibilidades de leer. No se trata de vicio intelectual, más bien de reconocer un lenguaje propio y compartido, diferenciado de otros, como el cine por ejemplo. Entender ese lenguaje es hacer relaciones entre obras, entre autores, géneros y  estilos. Y para eso es necesario historizar de manera de recuperar también los contextos y las personas que intervinieron en esas creaciones. Es darle a ese lenguaje un devenir espacio-temporal: un país, una época, un tema, un formato. Los historietistas también son intelectuales; los primeros en recuperar trayectorias, experiencias, y compartirlas han sido casi siempre dibujantes y guionistas. Es un medio pensado desde dentro, para el público, ese exterior desconocido. Surgen entonces dos niveles: el de los autores y sus códigos internos, sus prácticas, sus relaciones; y la del público con la obra y/o el autor desde una posición ya mediada. Si la crítica sirve, que sirva como zona de comunicación: no como ventrílocuo, sino como conector; no para explicar la historieta sino para hacerla mejor. No hay garantías, pero bien vale la pena intentarlo. Esta columna – heredera de Ojo al Cuadrito – es ese intento, suma de intentos anteriores: Masotta, Steimberg, Trillo&Saccomanno, Sasturain, Siulnas…Esos también ya son clásicos de/sobre la historieta. Me permito recomendar que los revisen. Las cosas han cambiado, y la cantidad de historietistas/críticos/investigadores no es poca, y los roles no se excluyen. No busco dar una definición, no sé si podría y creo que no me interesa. Lo que me importa es: esto es una invitación y un llamado, y sucede desde Fierro. Y, como decía el Viejo Breccia, por algún lado hay que empezar.

*Esta intervención forma parte de la nueva sección coordinada por Laura Vazquez, Cadáver Exquisito, donde he sido invitado a participar junto a Manuel Barrero. Se puede leer en la Fierro Nro. 90, disponible en kioscos.

Etiquetado , ,

4 pensamientos en “Cadáver Exquisito

  1. el_bru dice:

    Capaz que el problema de la crítica como institución (queramos o no, lo es) viene justamente de su nombre, y por eso creo que es buena tu observación inicial, Pablo. La critica como institución surge en los albores de la prensa y sus dos usos (uno más etimológico y el otro más esotérico) provienen de sus ámbitos de práctica: el periodismo y la academia.
    Por una parte, crítica viene del griego “krino”, algo así como “distinguir” (la misma raíz está en crisis, en tanto que punto de inflexión que distingue dos momentos); la critica distingue lo bueno de lo malo (el buen arte del mal arte para el lector de suplementos de cultura que quiere ir al teatro el viernes a la noche), quién sabe bajo qué moral se juzga como “bueno” a un objeto artístico.
    Por otra parte, la crítica de la academia es la que desentraña, la que saca a relucir la verdad de la obra: la que lee ahí donde el “lector común” no puede por ignorancia ya sea la subjetividad escondida del autor, el mensaje secreto, el procedimiento invisible.
    Ni lo uno, ni lo otro. Y por eso nuestro problema es ese: el nombre. De ahí que es casi un contrasentido (uno muy simpático y potente) decir que se hace crítica para mostrar más formas de leer, cosa con la que estoy muy de acuerdo pero que está tensionada desde el nombre mismo de la actividad: cada vertiente tiende menos a lo múltiple que a lo uno, ya sea la unicidad de lo artísticamente bueno o la unicidad del secreto artístico por revelar.
    La pregunta es cómo hacer ese esfuerzo por multiplicar las lecturas, las modalidades de leer, sin someter a los lectores a la violencia de la jerga (y los vicios teóricos y metodológicos que las constelaciones de categorías traen atrás) ni a los textos a la violencia del juicio (cuando se habla de algo que es inconmensurable, como el arte o las expresiones artísticas, porque yo no se bien qué es “el arte”).
    Este es un problema en torno del que cada tanto me gusta pensar, así que te agradezco la reflexión (y el haberla compartido: la Fierro me aburre hace tiempo y me apenaba pensar que no iba a poder leerte).
    Saludos

    Me gusta

    • Pablo Turnes dice:

      Hola Bru, gracias por pasar y señalar eso tan interesante. Sin duda, parte del problema es continuar utilizando los mismos términos en otros contextos, que es lo mismo que querer arrastrar ese peso y para hacerlo pasar por una puerta que no necesariamente nos deja espacio. O sea, a algo hay que renunciar en el camino. En ese sentido, la cuestión no es cómo – o solamente cómo – la crítica se aplica a la historieta, sino cómo la historieta nos hace repensar qué es hacer crítica. Yo no creo que haya una verdad a revelar, sino a construir y como construcción necesaria pero pasajera. La insistencia con El Eternauta no es menor: los cambios en su dimensión política no dejan de señalar algo que ya estaba ahí, pero que al mismo tiempo se instaló de tal manera – cuando podría haber sido de otras, o ninguna – que cambió la obra para siempre. La crítica es una indagación, y no es inocente, claro está, pero tampoco pretende serlo. Si no, nos convertimos en los heraldos del Buen Gusto, algo que a esta altura del partido ya no tiene sentido. Mucho menos en ese sentido decimonónico que fue cuando la crítica, como las disciplinas académicas, se constituyeron en las maneras en que aún nos afectan. Gracias por pasar, y hasta pronto.

      Me gusta

      • el_bru dice:

        Sí, afortunadamente el pensameinto de finales del siglo XX dejó sus huellas y de a poco ocurrió en la institución de la crítica (pienso sobre todo en la literaria, que es la que conozco mejor) ese viraje desde una extracción de sentidos ocultos a un espacio de especulación a través de la escritura razonada y autoconsciente. Paradójicamente, el final de el siglo pasado fue el momento en el que la academia más se encerró en sí misma. Por eso me gusta esta idea de que la historieta nos obliga a repensar qué es hacer crítica. Y me atrevería a agregar que no solo la historieta como objeto (que es bien problemático y muchos de esos problemas vos los atacás habitualmente en este blog) sino también nuestro campo particular de relaciones y comentarios escritos en torno de la historieta. Porque el entramado de relaciones que ocurre alrededor de la historieta es tan raro que hay a la vez gente dispuesta a leer discursos críticos razonados y gente dispuesta a denostarlos bajo la sospecha (heredada de otras esferas de la vida) de que lo que proviene de un intelectual siempre es sospechoso.
        Particularmente quisiera que eso no ocurriera, y la única manera, me parece, es aprovechando oportunidades como la que se presenta en esta sección de nombre tan surrealista: porque escribir para un público amplio con el desafío de no perder la atención de los lectores número a número es interesante como motivación y a la vez como objetivo. Espero que salga todo muy bien.

        Me gusta

      • Pablo Turnes dice:

        Gracias, yo también lo deseo, más que esperarlo. Deseo que hace su camino, aclaro, no mero esperanzamiento. Quién sabe quién lee eso, de ahí su potencia. Saludos.

        Me gusta

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: