El horror revisitado

Santiago Fredes, Niñas en el Campo (2007). Acrílico sobre madera entelada, 50 cm. x 50 cm.
  • El Grupo Niños es una de esas excepciones que sólo pueden ser excepcionales a cambio de una práctica perturbadora. Perturbar el género, la técnica, la tradición y hacer de eso un proyecto artístico-editorial. Habíamos hablado de la obra de Mancini; uno de sus otros integrantes es Santiago Fredes. Sus historietas construyen ese clima donde lo siniestro es protagonista en su acepción más clásica: cuando lo cotidiano deviene desconocido, amenazador. El traslado de la disrupción del orden estético – de la experiencia estética – de una técnica como el óleo sobre tela hizo interrogarme acerca de si existe un género de horror en la pintura. Veamos.
  • Reduciendo un poco el espectro, al alejarnos del Mal medieval-renancentista, donde los demonios suelen o bien estar libres en sus dominios o sujetos por la ley divina cuando amenazan el orden terrenal; o cuando la Muerte es la gran triunfadora de la plaga; será la modernidad la que comience a sugerir nuevas formas del horror. El siglo XVIII ve nacer tanto el género gótico como la Revolución, permitió a Napoleón y a Frankenstein. El horror es el mal social, la lucha interna de los sujetos. Los temas ya no son decodificables de la misma manera, la carga simbólica es más densa.
  • La posibilidad maravillosa del pop: la materialización de lo impensado devenido cultura sui generis en tiempo presente.
Etiquetado , ,

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: