La ninfa-santa

  • Eva, la ninfa-santa popular, tuvo su representación oficial – la del rodete, la sujeción al cuerpo engalanado, la apariencia del deber-ser ya presente en la Manuelita de Pueyrredón -, la estampa canonizada en vida. La imagen nínfica de Eva, con los cabellos movidos por el viento, la sonrisa amplia, la ropa informal fue recuperada en los ´60´s por las juventudes peronizadas, retaceado por Eva a quien nunca le gustó . Se trataba de fotos íntimas, del momento de Perón/Eva como pareja, previas al comienzo de la presidencia. Lo que se le negaba a ese cuerpo – y Eva mismo se negó en su ascesis – era justamente el cuerpo femenino que goza en favor del cuerpo en su función ejecutiva. Es notable que los reproches al cuerpo presidencial sigan siendo los mismos: la ascesis como dictum de clase, el miedo al goce-ejercicio de una vida mejor.
Etiquetado , , ,

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: