Anatomía del terror

Omar Estela, Javier Bernasconi, Marcela Oliva, Marceo Montanari, Luciano Parodi y Margarita Rocha, Autores Ideológicos (2006-2012). Instalación con Ford Falcon original. Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Buenos Aires. Fuente: Cultura y Medios.
  • En una historia de Parque Chas, Risso y Barreiro trasladaban el género del terror al barrio atormentado por la presencia de un asesino serial cuyo modus operandi consistía en atropellar personas con un Ford Falcon verde. El barrio organizado le tendía una trampa para terminar con el asesino. La revelación final consistía en mostrar que el Falcon tenía vida propia, siguiendo sin su tarea exterminadora sin necesidad de conductor. En la impresionante instalación Autores Ideológicos, se nos presenta un Falcon fantasmagórico, desconstruido, las entrañas del monstruo a la vista que funcionan como sinécdoque de una trama mayor. De ahí el título: buscar entre las piezas a los asesinos que siguen lejos de ese plano, lo material y lo ideológico son inescindibles. Unir lo que se presenta separado es la tarea de la arqueología criminal, una tarea artística.
  • El proceso que llevaron a cabo los autores es impresionante: un Falcon modelo 1980 que aún guardaba suvenires siniestros tuvo que ser confrontado durante dos años como quien enfrenta al dragón desde las entrañas. El mismo objeto era tan perturbador que ninguno de los involucrados quiso guardarlo en su casa. La fantasmagoría es también material, el recordatorio de una herramienta de muerte avalado por el cinismo capitalista, negación literal de la vida.
  • Junto a la cédula están el retrovisor con rosario y la solicitada de la empresa. Todo eso forma parte también del documento de identidad del terror, de la genealogía del exterminio. Las posiciones oscilan curiosamente: desde los dueños admiradores de la mecánica que se sienten reivindicados a la misma empresa Ford, que quiso comprar la idea para neutralizarla publicitariamente. El Falcon-ficción se entronca a una línea donde el terror permite indagar al Estado mismo como hecho criminal, donde la construcción de discursos narrativos materializa a los fantasmas enfrentándolos al mismo tiempo.
Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: