El manifiesto de Asterión

Laerte, Manual do Minotauro (20/03/2012).
  • Las cuatro viñetas diarias del brasileño Laerte componen una serie de mosaicos sumamente extraños, surrealistas, oscuros, densos, de un absurdo patafísicos. También las posiciones ideológicas del autor se encuentran presentes, y sin disimularlas: la cuestión es saber cómo leer esas tiras cotidianas antes que qué leer en ellas. Desde ese estilo de síntesis setentosa y preciosista del color y las formas, Laerte perturba lo que es una tira gráfica, lo que es un autor, lo que debe decirse o no desde un blog.
  • Pero sobre todo, es el cómo decir al que quiero retornar. No deja de ser interesante la internalización – como un metrónomo – por parte de historietistas y humoristas gráficos del formato de tira de cuatro paneles. Y aún más, el uso de este formato en los historietistas más cercanos a la reflexión, el sinsentido, el absurdo casi metafísico. Pienso particularmente – pero no exclusivamente – en Liniers y Kioskerman. Laerte los aventaja en experiencia, y a diferencia de ellos tiende a ser más salvaje, un verdadero dadaísta en el mejor de los sentidos.
  • A menudo se publican cuatro tiras juntas, en una puesta en página que incluye 16 viñetas – siempre siguiendo el patrón de cuatro -. El efecto es extraño: la historia se conecta pero al mismo tiempo se hace más densa. Ese sinsentido que remueve la historia propia y ajena, la cotidianidad violenta de las ciudades y la alienación de los sujetos se vuelve sumamente angustiante. No hay intención de gag – aunque cada tanto Laerte nos recuerde que lo puede hacer -; es una visión tan ácida y distorsionada que no puede dejar de ser dolorosamente real.
  •  La distorsión es el mundo en el que leemos esas tiras: imágenes que no necesitan ser más que ellas mismas, bellas y punzantes como staccatos. Con eso ya tenemos bastante.
Anuncios
Etiquetado , , , , ,

3 pensamientos en “El manifiesto de Asterión

  1. Berliac dice:

    Tuve la suerte de conocer a Laerte cuando fuimos invitados al festival Viñetas con Altura en La Paz. Es lo más parecido a un genio que conocí en mi vida adulta. Su trabajo realmente te pone contra las cuerdas, y te castiga tanto por tus propias capacidades como por tus límites intelectuales, son historietas que abarcan todo.

    Me gusta

    • Berliac dice:

      Dicho sea de paso, la influencia de Laerte en historietistas jóvenes dio resultados de altísimo valor, lo que yo llamaría la “escuela de Río” (vs una escuela Paulina, más del lado de la aventura). Afortunadamente sus principales exponentes se agruparon en dos publicaciones clave, Beleléu y revista Samba: Tiago Lacerda, Stevz, Arruda, el ultracapo de Laffayete. Ojalá en Argentina se les prestara más atención a los autores brasileños, podríamos aprender muchísimo de ellos.

      Me gusta

      • Pablo Turnes dice:

        Hola Berliac, te agradezco muchísimo los datos, y estoy completamente de acuerdo: hace falta una lectura más profunda y continua de los historietistas brasileños que le escapan a De Sousa y su Mónica&Amigos. Indagaremos por ese lado a ver qué encontramos. Saludos, y gracias otra vez.

        Me gusta

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: