La descolonización de la imaginación

Fernando Bryce, Soldados Boxer de la serie El Mundo (2008). Tinta sobre papel, dimensiones variables. Galerie Barbara Thumm, Berlin.

El limeño Fernando Bryce ha acuñado el concepto práctico método del análisis mimético: el artista reproduce en dibujos en tinta toda una serie de fotografías, publicidades, revistas y periódicos. En síntesis, deconstruye para reconstruir su cartografía de la cultura popular desde una visión periférica, la de un sudamericano que se reapropia de todo ese corpus cultural-mediático, siempre agresivo en su expansión, y lo devuelve distorsionado, mutado para favorecer otros objetivos. El dibujo en tinta adquiere crudeza de impacto y refinamiento en la técnica que lo hace sumamente efectivo – sin duda ha sido una influencia para el también limeño Renso Gonzales – para constituir una guerrilla discursiva. La experiencia estética – un término que se supone conservador y reaccionario – se transforma en la obra de Bryce no sólo para contraponer a las dimensiones ideológicas de los dispositivos mediáticos una perspectiva diferente, sino también para rescatar de todo es flujo las corrientes internas, subterráneas que siguen latiendo y que al ser conectadas unas con otras adquieren las fuerza de las mareas. Los soldados y combatientes anónimos – desde el levantamiento de los Boxers chinos a los republicanos españoles o los zapatistas mexicanos – se ven condensados y sintetizados en figuras como Trostky, Benjamin y Zapata, quienes a su vez le devuelven y restituyen a la cultura popular su capacidad subversiva y combativa. Se recorre así todo el espectro gramsciano, que va desde la lucha cultural a la lucha de las armas; la violencia nunca queda descartada, siquiera por deducción lógica: el sistema tolerará hasta cierto punto el flujo de contraproducción de sentido en su interior, superados los límites apelará al gendarme. La cultura pop deviene guía de acción productiva, de resistencia creativa, de rescate de la vida que nos es negada en la forma de la mercancía y la supresión de la memoria colectiva.

(Agradecimientos a Martín Vitaliti por el dato)

Etiquetado , , ,

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: