El Sabio y el Diablo – Fausto (1926), F. W. Murnau

La peste lo cubre todo en su expansión mortífera. El manto de Mephisto se despliega sobre la ciudad como una noche repentina y fatal. El Dr. Fausto, el sabio, sale de su aislamiento ante el pedido de una joven por salvar a su madre de la muerte. Nada puede hacer, y loco de rabia quema sus libros, incluso el Libro Sagrado. “Ante la Muerte” – se lamenta Fausto – “el conocimiento y la fe sólo son vanidad”. La risa diabólica esconde la verdad en la mentira: la vanidad es lo humano, y frente a la promesa de la juventud – esa breve negación del fin -, todo es olvidado. Sin darse cuenta, Fausto ha quedado cercado en su círculo de fuego, bajo la tempestad. Y él, como sus libros, terminarán consumiéndose en la larga noche apenas iluminada por el despertar de las hogueras que van creciendo en número, un reguero de llamas para hacer más densa la penumbra.

Anuncios
Etiquetado , ,

Deja tu estocada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: